Consejos para elegir el nombre de tu bebé

Casi todo el mundo se ha planteado en algún momento de su vida qué nombre le gustaría poner a su hijo o hija. Y es que consideramos los nombres una parte tan inseparable de la persona, que otorgamos mucho valor a su elección. Al fin y al cabo tenemos el poder de decidir algo que acompañará a nuestro hijo o hija para toda la vida, que se convertirá en su identidad, esencia y carta de presentación.

Así que llegado el momento, es normal que surjan miles de dudas, tantas como miles de nombres hay en el mundo. Y es que no es una tarea fácil. Si ya es complicado elegir nuestro favorito, ¡imagínate si además debes ponerte de acuerdo con tu pareja!

No obstante, es muy importante llegar a un acuerdo con tu pareja evitando las peleas. El futuro bebé es hijo de ambos, por lo que la elección debe ser compartida. No impongas el nombre que tú adoras si tu pareja lo detesta, y viceversa, pues al final puede provocar resentimiento.

Por eso en este artículo vamos a daros una serie de consejos o recomendaciones que os ayuden en vuestra elección, o por lo menos os indiquen un camino a seguir en la búsqueda del nombre ideal sin que os desesperéis demasiado en el intento.

nombre-bebe-embarazo

  1. Dedica varios días a hacer una lista con todos los nombres que te gustan y que tu pareja haga lo mismo. No os cerréis a un único nombre, es necesario ser flexibles para poder negociar. Aunque siempre podéis resaltar vuestro favorito para que sea más tenido en cuenta. A la hora de hacer la lista, podéis pensar en las siguientes cuestiones:
  • ¿Cómo suena el nombre?
  • Ten clara cuál es su pronunciación; dilo en voz alta para ver cuál es su melodía; piensa si resulta o no complicado de pronunciar, esto puede ser un punto negativo para tu hijo o hija.
  • Imagina cómo quedará junto a los apellidos, a veces si los apellidos son muy largos o poco habituales, es mejor que busquemos nombres cortos y fáciles de pronunciar.
  • Piensa también en posibles diminutivos, abreviaciones o apodos que puedan surgir del nombre, y si te gustaría que llamaran así a tu hijo o hija.
  • ¿Quieres que el nombre refleje tu cultura o tradición familiar? Puede que quieras seguir la tradición de tu familia de poner el mismo nombre a los hijos, o te haga ilusión llamarlo como algún familiar fallecido. También puede que quieras poner un nombre de tu cultura, especialmente si vives en un lugar diferente. Todos estos aspectos deberás argumentarlos muy bien frente a tu pareja, pero como ya hemos dicho, no debes imponer nada.
  • ¿Te gustan los nombres de un idioma particular? A veces nos llaman mucho la atención los nombres de una lengua concreta, puede que debido a su especial pronunciación, por encontrarlos exóticos, etc. Si es tu caso, busca nombres en ese idioma para ampliar tu abanico de opciones, quizás te lleves algunas sorpresas agradables.
  • ¿Sabes lo que significa el nombre que te gusta? En la antigüedad, se creía que cada nombre llevaba implicado un significado especial que se transmitía a la persona portadora del mismo. Es interesante saber de dónde proceden y el significado de los nombres que te gustan para tu hijo o hija. También te puede ayudar a decidir.
  1. Una vez elaboradas las listas, es hora de ponerla en común y compartirla con tu pareja. Que cada uno explique al otro que nombres ha elegido y por qué le gustan.
  2. Fijaros si hay nombres en común, resaltarlos y comentarlos. Probad a decir esos nombres en voz alta, intentad simular situaciones diarias con vuestro hijo o hija para ver cómo sonaría. Es una buena manera de familiarizaros con él.
  3. Si estáis indecisos entre 2 o 3 opciones, podéis hacer una encuesta a familiares y amigos. Pero tened en cuenta que la decisión final siempre será vuestra.
  4. Si no habéis coincidido en ningún nombre:
  • Intentad buscar similitudes entre los gustos de ambos. En general, ¿os gustan más los nombres cortos o los largos?, ¿muy comunes o poco comunes?, ¿predomina algún idioma? A partir de aquí, podéis hacer juntos una nueva búsqueda, por ejemplo de nombres cortos, poco comunes y en euskera.
  • También podéis crear combinaciones de los nombres que más os gustan a cada uno.
  • Si aun así no os ponéis de acuerdo, daros unos días para digerir la información, la decisión no tiene que ser inmediata. Durante esos días intenta pensar en los nombres que propuso tu pareja y búscales la parte positiva. Esto no es un concurso para ver quién gana, sino la primera negociación de tantas que tendrás que hacer con tu pareja en relación a vuestro hijo o hija. Pasados unos días, volved a intentarlo.
  • Cómo última opción y, en caso de que no funcione todo lo anterior, siempre queda que alguno de los dos ceda a uno de los nombres que eligió el otro. Se pueden dar dos o tres opciones y quien tenga que ceder decide, así no se convierte en una imposición y hay parte de elección por cada miembro de la pareja. También se puede pactar que si se tiene un segundo hijo, la persona que cede esta vez será quien elija dos o tres opciones de nombres para la próxima.

Finalmente piensa que, pase lo que pase, el nombre que lleve tu hijo o hija será parte tan inseparable de él, que te encantará.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *